Las últimas nevadas, un alivio para la crítica situación del campo y el ganado en la provincia
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 12/02/2018
Las nieves caídas en la última semana han supuesto un respiro para el sector agropecuario en la provincia de Teruel, cuyos profesionales alertaron a finales del año pasado de la situación límite en la que se encontraban tanto los campos de cereal como los pastos frescos de los montes debido a una sequía de 4 años que podría acarrear graves pérdidas económicas.
El secretario del sindicato agrario Asaja en Teruel, José Manuel Cebollada, señala que los 25 litros de agua por metro cuadrado que se calcula que dejará la nieve caída suponen, aproximadamente, la cantidad que necesitaban los campos, si bien subraya que "aún hará falta que llueva en la primavera, y eso está todavía por ver". El sindicalista puntualiza que la nevada "ha sido un alivio, pero no garantiza del todo que vayamos a tener una cosecha aceptable, porque la situación previa era muy crítica".
Más optimista se muestra respecto al efecto del temporal en los montes. "Para los pastos y la recuperación de las fuentes y manantiales, de los que se nutren los abrevaderos a los que acude el ganado ovino, la nieve ha venido ideal", señala.
El máximo representante del sindicato agrícola UAGA en la provincia de Teruel, Roberto Sanz, se muestra esperanzado en que la nieve haga brotar las semillas de cereal allí donde no han nacido hasta ahora por culpa de la sequía. Matiza que "muchas semillas, sobre todo las que se sembraron de forma más temprana el pasado mes de octubre, se habrán perdido, pero otras más tardías habrán resistido y ahora podrían desarrollarse".
Sanz coincide, no obstante, con su homólogo de Asaja, en que todavía serán necesarios más temporales de nieve y lluvia para asegurar la cosecha de cereal, principalmente trigo, cebada y centeno. "Pero, al menos hemos recuperado la ilusión", afirma.
El secretario provincial de Uaga destaca que "nada como la nieve" para hidratar a fondo los campos y el monte. "El agua corre y se va, pero la nieve va calando y penetrando en la tierra", explica. Roberto Sanz calcula que los 50 centímetros de nieve que han caído en algunos puntos de las zonas más altas de la provincia humedecerán la tierra hasta los 20 o 30 centímetros de profundidad.
Unas 15.000 familias viven del sector agropecuario en la provincia de Teruel, lo que supone que una tercera parte de la población basa su economía en el campo y la ganadería. El responsable de Uaga en la zona de Cella, Juan Sánchez, opina que las precipitaciones registradas "no son el no va más, pero solucionan bastante el problema". Confía en que la nieve ayude a recuperar los caudales de los ríos, "porque el regadío también lo está pasando fatal".
La nevada ha obligado a suspender el mercado de trufa fresca que ayer iba a celebrarse en la capital turolense ante la imposibilidad de los recolectores de acceder a los campos. Pero salvo este inconveniente, desde la Asociación de Truficultores de Teruel resaltan que, lejos de suponer pérdidas, la nieve "hará mejorar la trufa en aroma y textura", además de beneficiar a las raíces de las encinas micorrizadas, a cuyos pies nace el preciado hongo.
Compartir: