Leciñena y Pacma cooperan para capturar vivos a los animales que han matado a 57 ovejas
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 18/04/2017
Han protagonizado al menos cinco ataques a ganado en los últimos quince días pero nadie los ha visto ni puede afirmar con certeza la especie o la raza a la que pertenecen. Por el tipo de heridas que dejan a su paso, los veterinarios apuntan a que son cánidos fuertes y de gran tamaño: los zorros no atacan a animales de más de 15 kilos y estas ovejas superaban los 60. Por otra parte, en Aragón no hay lobos -o no hay constancia de ellos-, así que todo parece indicar que son perros errantes los responsables de los asaltos.
Desde que empezó el mes, han matado al menos a 57 ovejas en cinco ataques registrados en tres explotaciones de los alrededores de la localidad zaragozana de Leciñena. Todos los animales presentaban hematomas y desgarros en las zonas del cuello y del abdomen y ninguno había sido devorado. "Solo se dedicaban a matar", coinciden Jesús Montesa, uno de los ganaderos afectados, y Luis Figueras, veterinario de la Agrupación de Defensa Sanitaria de Ovino y Caprino de la Ribera del Ebro. Solo en el último incidente se alimentaron de la pata de una oveja: "Sospechamos que son dos animales que actúan siempre igual: uno se lanza al cuello y el otro al abdomen. Parece que se lo toman como un juego", sopesa el veterinario.
El primer ataque lo sufrió el rebaño de un ganadero de Leciñena. Cuando llegó por la mañana, se encontró a los buitres encima de sus ovejas y pensó que eran estas aves las responsables de la muerte de cinco de sus animales. Sin embargo, la necropsia realizada a uno de ellos en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca reveló las marcas de colmillos en el cuello, así que los buitres quedaron exculpados y cobró fuerza la hipótesis de los perros 'asilvestrados', abandonados o 'extraviados' al concluir la época de veda.
Ataques masivos
Dos días después, la noche del miércoles 5, fue el ganado de Jesús Montesa el asaltado. La valla metálica de 1,20 metros de altura no impidió que, al llegar por la mañana, Montesa y sus socios se encontraran "ovejas muertas por toda la parcela y muchas muy malheridas". Murieron 21 animales y hubo que trasladar a otra veintena a la paridera para que se recuperasen a cubierto de las heridas. Esa misma noche, en el intervalo de dos horas que se quedó sin protección el rebaño, fueron atacados otros cuatro animales. Entonces se dispararon las alarmas. "Nos movilizamos, miramos por todos lados y se montaron guardias junto a los rebaños".
El cuarto ataque se registró en una finca ubicada en el término municipal de Zuera. Murieron 16 animales. El quinto y último -por ahora- incidente similar ocurrió el día 11 en la misma finca de Jesús Montesa. Pensaban que los animales se habían desplazado y levantaron la guardia nocturna. Esa noche les mataron a otras 15 ovejas e hirieron a 21. Desde entonces mantienen al ganado resguardado en el corral, alimentado a base de piensos y bajo la vigilancia de cámaras de observación.
El bando de la polémica
Ese mismo día 11, tras comunicar la situación al INAGA y cumplir con el pertinente papeleo, el Ayuntamiento de Leciñena colgó un bando en varios puntos del pueblo en el que autorizaba a todos los cazadores de la SDC de Leciñena a abatir a "cualquier perro errante/asilvestrado en terrenos del término municipal" entre los días 11 y 17 de abril. El Plan General de Caza contempla actuaciones de control -entre ellas batidas con armas de fuego- de ciertas especies antropófilas, incluidos los "perros asilvestrados".
El alcalde de Leciñena, Gonzalo Gavín, asegura que no es, en absoluto, la forma habitual de proceder en el municipio: "Cuando un perro abandonado se acerca al municipio lo atrapamos y llamamos al servicio de la Diputación de Zaragoza para que vengan a recogerlo, pero en esta ocasión no podíamos atraparlo porque no lo teníamos localizado y además podía resultar peligroso. Estaban atacando día sí, día también". Desde la Diputación confirman que Leciñena es uno de los 244 municipios de la provincia de Zaragoza que están adheridos al convenio que regula el servicio provincial de recogida de perros y aseguran que lo utiliza periódicamente. De hecho, el último aviso para recoger a un perro en esta localidad les llegó el pasado 21 de marzo. "Así que el bando insiste el alcalde- se emitió porque se trataba de una situación excepcional".
Pero el anunció cayó como un mazazo para las asociaciones animalistas, las redes sociales ayudaron a difundir su malestar y las críticas comenzaron a llover sobre el alcalde y los cazadores del municipio zaragozano. Al día siguiente de la publicación del bando, Olga García y Eduardo Santana, portavoces de Pacma Zaragoza, se trasladaron hasta Leciñena para abordar la situación con el alcalde. "Vinieron a informarse, manifestaron su desacuerdo con la batida y ofrecieron una alternativa. Propusieron ayudar con un equipo de voluntarios y la colocación de jaulas trampa. Nos pareció bien, así que al día siguiente colocamos otro bando en el que dejábamos sin efecto las batidas hasta nuevo aviso".
Olga García, desde Pacma, confirma estas conversaciones y añade que una batida de este tipo, pese a estar contemplada en el Plan de Caza, "incumpliría la Ley de Protección Animal de la Comunidad", texto que utiliza la consideración de 'animales domésticos' para todas las especies y subespecies de perros. "De todas formas, si son perros, son perros abandonados que están buscándose la vida y son víctimas de la irresponsabilidad de sus dueños. Necesitan protección", zanja García.
A día de hoy, Pacma trabaja con el Consistorio, con agentes forestales y con especialistas en fauna silvestre para planificar "la inmediata colocación de jaulas trampa y hacer turnos de vigilancia". Desde el municipio "valoran muy positivamente" la actitud de estos representantes de Pacma y lamentan los "ataques injustificados" que han sufrido a través de las redes sociales "por otras entidades que no han ofrecido ninguna alternativa ni han tratado de informarse de la problemática".
Compartir: