Los apicultores solicitan una nueva norma que regule la trashumancia de colmenas
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: hoy.es, Digital - 18/10/2017
Los apicultores extremeños, que cuentan con más de 600.000 colmenas en la región, han solicitado al Ministerio de Agricultura una nueva norma nacional que regule la trashumancia de colmenas de unas comunidades autónomas a otras porque, si bien existe un real decreto de 2012 sobre este asunto, consideran que es necesario que se modifique, ya que deja sueltos algunos flecos como la distancia que debe haber entre unas colmenas y otras.
El presidente de la Asociación Cacereña de Apicultura, Paulino Marcos, explicó ayer que cada región tiene una norma que regula el traslado e instalación de las colmenas pero, además, algunos ayuntamientos, principalmente de la provincia de Zamora, han elaborado ordenanzas municipales que ponen trabas a los apicultores que vienen de fuera con imposición de tasas por colmenas que podrían alcanzar hasta los 10 euros.
Este es el caso del Ayuntamiento de Fonfría (Zamora) que elaboró una ordenanza municipal que ha sido anulada en una sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León al admitir en su totalidad el recurso interpuesto por la Asociación Cacereña de Apicultores. El asesor jurídico de la asociación, el abogado Abel Martín, detalló que la ordenanza de este municipio zamorano ha sido «anulada completa y absolutamente» porque los ayuntamientos no tienen capacidad para regular este asunto y por «favorecer a unos en detrimento de otros en función del territorio», algo contrario al artículo 14 de la Constitución Española.
Por su parte, las asociaciones agrarias valoran la anulación de la ordenanza apícola que restringía la trashumancia. De esta manera, UPA-UCE Extremadura mostró su satisfacción por la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Igualmente recordó que el sector apícola critica «desde hace años» las prácticas que ejercían ayuntamientos de Castilla y León, Galicia y la Cornisa Cantábrica, «fundamentalmente», en relación a las ordenanzas «abusivas y que discriminaban a los apicultores trashumantes».
Mientras, la organización agraria Asaja de Extremadura pidió al Gobierno central que modifique el Real Decreto de 2002 que regula la trashumancia de las colmenas y que incluya una distancia entre las mismas de 400 metros para evitar normativas autonómicas y regionales.
Compartir: