Los españoles se pasan al girasol ante el 'boom' de precios del aceite de oliva
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elconfidencial.com, Digital - 29/05/2017
29.05.2017 - 05:00 H. - Actualizado: 2 H. Aceite de oliva virgen extra: 5,89 euros/litro. Es el precio de una botella de Hojiblanca en un supermercado DIA. Su marca blanca está a 4,35 euros, un poco por debajo de Iznaoliva (4,59). "Hoy no se puede vivir solo del aceite de oliva en España. No es rentable", considera Felipe Silvela, gerente de la compañía cordobesa ArteOliva. Y lo atribuye a las fuertes oscilaciones de precios en origen que "acabarán bloqueando la demanda" y expulsando del mercado a pymes que, como ellos, han diversificado el negocio para sobrevivir.
"Si el aceite de oliva se pone a seis euros el litro, muchas familias se pasarán al aceite de girasol" porque no pueden (o no quieren) permitírselo, apunta Silvela. En efecto, las ventas de aceite refinado de girasol se han disparado casi un 25% respecto al primer cuatrimestre de 2016, superando los 96 millones de litros facturados en lo que va de año. Mientras tanto, la comercialización del aceite de oliva se ha resentido un 17,2% en ese mismo periodo, hasta los 96,6 millones de litros. Son datos de la patronal de industriales, envasadores y refinadores de aceites comestibles, Anierac.
¿A qué se debe? La subida de los precios en origen se traslada a los lineales de los supermercados, un 'susto' para el bolsillo que no todos los consumidores están dispuestos a asumir. Mientras algunas compañías (como ArteOliva o la catalana Olis Miffer's) culpan a la "especulación entre productores" cuyas cosechas no son tan malas como dicen, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) apela a la "transparencia y precisión" de las estadísticas españolas. En la última campaña (octubre de 2016 - abril de 2017) se recogieron 1,279 millones de toneladas en nuestro país, un 8,8% menos respecto al año anterior.
"Cinco euros por litro no es caro" Ese dato por sí solo "no debería generar tensiones en los mercados", en opinión de David Erice, técnico de aceite de oliva en UPA, pero a esta coyuntura se suman otros factores como una fuerte bajada de producción en países como Túnez (-29%), Marruecos (-15%) o Grecia (-19%). "Italia ha venido a comprar aceite a España porque ha tenido una cosecha pésima (-49%): apenas 200.000 toneladas frente a las 400.000 de otros años", explica el experto. La tendencia de fuerte crecimiento en las exportaciones sirvió para compensar la caída en el mercado interno durante unos meses, pero se frenó en seco en abril (-30%).
¿Por qué pagamos cinco euros por un litro de vino pero no lo hacemos por el aceite de oliva? Erice plantea una reflexión: ¿por qué pagamos cinco euros por un litro de vino pero no queremos rascarnos el bolsillo con el aceite de oliva? Desde la industria comparten esta tesis. "Los precios están mucho más altos en otros países, pero aquí cinco euros nos parece caro. Donde los españoles ven un producto reclamo, los italianos pagan por un producto de calidad. Lo vale".
La distribución justifica las oscilaciones de precios escudándose en las subidas y bajadas de los precios de origen. "Claro que nos gustaría que fuesen más estables, pero los precios finales son los que tienen que ser. Es un sector cíclico", zanjan fuentes de la Asociación Española de Distribuidores de Autoservicio y Supermercados (Asedas). España produce el 50% del aceite de oliva que sale de todo el arco mediterráneo.
Las perspectivas de cara a la próxima cosecha son poco halagüeñas, sobre todo teniendo en cuenta los efectos de la sequía. CCOO incluso ha exigido al Gobierno que ponga en marcha una comisión para evaluar la pérdida de empleo causada por las condiciones climatológicas en el campo.
Las aceiteras exploran nuevas vías de ingresosLas empresas del sector empiezan a ver las orejas al lobo, y por eso están buscando su hueco en otros segmentos. Algunas (como Acesur o Ybarra) ya lo encontraron con mayonesas, verduras envasadas, aceitunas o incluso pasta. Otras, como Deoleo, la propietaria de Carbonell y Koipesol, se encuentran sumidas en una profunda crisis de reestructuración.
Pérdidas, mala gestión... Deoleo se reinventa dos años después de pactar su españolidad Marina Valero La multinacional española ha decidido cortar por lo sano para intentar arreglar el roto en las cuentas: nuevo CEO, nueva presidenta ejecutiva... Y todo después de perder 415 millones en cinco años Las más pequeñas también están en ello, como la toledana Aceites García de la Cruz. Esta pyme se adentró en el mundo de la cosmética natural con aceite de oliva virgen extra ecológico al considerarlo un nicho de mercado interesante, explican desde la compañía. Pero el grueso de facturación se concentra en el aceite, al igual que ocurre en el caso de Olivar de Segura.
Esta empresa jienense también apostó por la cosmética para diversificar el negocio, si bien un portavoz admite que no hemos avanzado como nos gustaría al tratarse de productos con precios elevados. Por tanto, es necesario invertir mucho en campañas de promoción para que crezca su venta.
Las aceiteras se hacen hueco en otros segmentos ante la inestabilidad de su producto estrella. ArteOliva tira de zumos, sangría o salmorejo para remontar tras salir de un concurso de acreedores en 2016. Las salsas especiales que fabrica para grandes cadenas de restauración, fabricantes y distribuidores son su verdadera tabla de salvación... junto al gazpacho.
Compartir: