Los secretos de una granja inteligente
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 05/12/2017
Han logrado crear una granja inteligente en la que cuidan a 3.000 cabezas de ganado ovino. Ovino TG, como así se llama esta empresa, es el claro ejemplo de que la innovación también es posible en el campo. Es más: es necesaria. Tres hermanos, Eduardo Tejerina (veterinario), Verónica (periodista) y Beatriz (profesora) han tomado las riendas de la granja familiar y la han convertido en una empresa vanguardista y tecnológica. Donde antes trabajaban dos personas ahora lo hacen nueve.
«Tenemos un sistema de ordeño inteligente basado en un programa de gestión integral. Fuimos los primeros a nivel mundial en probarlo. Con este modelo yo puedo saber a qué hora se ha ordeñado cada una de las ovejas, el empleado que lo ha hecho y si lo ha hecho bien. Conectado con mi smartphone puedo saber lo que pasa con cada uno de los animales de mi granja desde cualquier parte del mundo», explica Eduardo.
La granja es de un proyecto integral y está ubicada en Autillo de Campos, un municipio de Palencia, precisamente una de las provincias españolas más despobladas. Pero eso no ha sido óbice para incorporar las TIC a un negocio tradicional. «También hemos mecanizado todo el sistema de alimentación. De tal forma que en cinco horas damos de comer a 3.000 animales sin tocar nada con las manos. Esto facilita el trabajo y te evita cometer fallos». Además, han apostando por las técnicas de reproducción asistida más vanguardistas, por hacer una granja sostenible con una política de gestión de residuos que recicla hasta los cordeles... «Compramos las materias primas a los agricultores de cercanía en un intento de reducir la huella de carbono», continua EduardoTejerina.
La granja está además conectada a internet. «Tenemos un mega y vía satélite», sonríe. La falta de infraestructura en el medio rural es una de las principales carencias de las que se queja.
Han cuidado los detalles y a su gente. «En invierno no podemos obligar a nuestros trabajadores a vivir en Autillo de Campos, un pueblo que en esa época tiene 60 habitantes. Así que hemos adaptado nuestros horarios y forma de trabajar para que la gente tenga su vida familair donde viva».
Con todo ese trabajo y esfuerzo la granja y el equipo han sido galardonados con el premio nacional Joven Agricultor y el premio europeo Joven Agricultor Innovador.
Compartir: