Los Veintiocho dan el visto bueno a los cambios de la PAC que reconocen los pastos mediterráneos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: expansion.com, Digital - 17/10/2017
BRUSELAS, 16 (EUROPA PRESS)
Los gobiernos de la Unión Europea han aprobado este lunes los cambios sobre la Política Agraria Común (PAC) que, entre otras cuestiones, incluyen los pastos mediterráneos dentro de la definición de pastos permanentes, una reivindicación de España para que ecosistemas como las dehesas no sean excluidos de la percepción de ayudas comunitarias.
El Comité Especial de Agricultura ha dado 'luz verde' a los aspectos agrícolas del llamado 'reglamento Omnibus', que reforma la normativa financiera sobre la implementación del presupuesto de la UE y otros 15 actos legislativos comunitarios.
En el caso de la agricultura, la reforma indice sobre los cuatro reglamentos que componen la PAC (pagos directos, desarrollo rural, organización común de mercados y regulación horizontal) con el objetivo de simplificar estas normas.
Así, además de dar más flexibilidad a los Estados miembros para aplicar los criterios sobre pastos permanentes, los cambios también convierte en opcional aplicar la figura de agricultor activo para conceder ayudas de la PAC.
Los Estados miembros también podrán incrementar las subvenciones adicionales a los jóvenes agricultores hasta el 50% desde el 25% actual, así como revisar anualmente sus decisiones sobre ayudas asociadas voluntarias.
El acuerdo alcanzado el pasado jueves prevé además la puesta en marcha de una herramienta de estabilización de rentas específica para sectores, que se activará cuando los ingresos de los productores caigan más de un 20% con respecto a su media anual. El instrumento general de estabilización de rentas se seguirá activando cuando esta caída sea superior al 30%.
Además, las instituciones de la UE rechazaron la propuesta de la Comisión Europea de eliminar la "regla 50/50" de reparto de los pagos irregulares no recuperables, de forma que los Estados miembros y el presupuesto comunitario seguirán compartiendo en el mismo grado las consecuencias económicas.
Compartir: