Marruecos, Argelia y Túnez, las más beneficiadas por el arancel americano a la aceituna española
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 23/11/2017
Ayer funcionó la coordinación de todas las administraciones y de los sectores afectados contra el arancel impuesto por el Gobierno de Estados Unidos a la aceituna de mesa negra española. La Junta de Andalucía convocó una reunión de urgencia por la tarde con representantes de la industria exportadora, que confirmaron que están en contacto permanente con los ministerios de Agricultura y Competitividad y con los responsables de la Unión Europea, para plantar cara a una medida enmarcada en la estrategia general de Donald Trump, que ha hecho del proteccionismo económico uno de los pilares de su mandato. La instancia a la que recurrirá España, con el amparo de Bruselas, es la Organización Mundial del Comercio (OMC).
El Gobierno americano consumó ayer una amenaza muy temida por los industriales y productores andaluces de aceituna, basada en la acusación de que importa este producto por debajo de su precio de mercado gracias a las subvenciones que recibe de la Unión Europea. El arancel es menos elevado del que se temía (oscila entre el 2,31% y el 7,24%) y tiene carácter preliminar, ya que hasta junio de 2018 no se conocerá la decisión definitiva. Se aplicará directamente a la industria exportadora y, especialmente a las tres empresas sevillanas que lideran el sector: Agro Sevilla, Aceitunas Guadalquivir y Ángel Camacho.
La industria representada en Asemesa estima que las pérdidas anuales pueden superar los 70 millones
De ratificarse, la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa (Asemesa) estima que las pérdidas anuales del sector superarán los 70 millones de euros. Andalucía es la comunidad más afectada ya que representa el 80% de todas las exportaciones de aceituna de mesa negra española a Estados Unidos. Y dentro de Andalucía, la provincia de Sevilla es la primera productora mundial.
El secretario general de Asemesa, Antonio de Mora, explicó que la imposición de esta tasa supone «poner en duda todo el sistema de ayudas de la Unión Europea». De Mora llamó la atención sobre que sea «la primera vez» que se ponen en cuestión estas subvenciones, que van al agricultor, no a la industria exportadora. Recalcó que estas ayudas «son legales y están dentro de la Organización Mundial del Comercio», y alertó de que «detrás de la aceituna puede venir cualquier otro producto». El asunto, dijo, «es muy grave y hay que combatirlo» con todas las armas legales.
Sobre las consecuencias para el sector español, el responsable de Asemesa apuntó a que lo hace«mucho menos competitivo» frente a otros países productores como Marruecos, Turquía o Túnez, que no se verán afectados.
Por su parte, Asaja Sevilla sostuvo que la imposición de este recargo extraordinario es «arbitraria y burla todas las normas del comercio internacional». Así, el presidente, Ricardo Serra, considera que «es el momento de pasar al ataque y denunciar la imposición de este arancel ante la OMC», después de varios meses en los que el sector, y en particular las empresas exportadoras denunciadas, «han estado colaborando con las autoridades de Estados Unidos aportando documentación y argumentos, en un proceso tremendamente complejo y excesivamente caro.
Margen de maniobraEl consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, declaró tras reunirse en Sevilla con el sector, que las ayudas que recibe la aceituna negra de mesa son completamente legales» y consideró el arancel «una absoluta injusticia». En esta reunión participaron los responsables de Agro Sevilla, Aceitunas Guadalquivir y Ángel Camacho, las principales exportadoras, así como de Asemesa.
Sánchez Haro anunció que se van a analizar las medidas tomadas por EE.UU. y sus posibles consecuencias «de forma coordinada entre la Junta, el Gobierno de España, la Comisión Europea y el propio sector». Estas medidas no son aún definitivas (aunque las empresas tendrán que afrontar estos sobrecostes ya desde la semana que viene), por lo que «todavía hay margen de maniobra», dijo.
El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró que el Gobierno «va a pelear en las próximas semanas» contra el arancel, y subrayó que el planteamiento de la administración española coincide con los de la Comisión Europea, el sector y la Junta de Andalucía.
Compartir: