Mayor vigilancia y coordinación para prevenir plagas de topillos en el campo
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: larazon.es, Digital - 04/04/2018
El nuevo marco normativo de acción de la Junta incluye la creación de la figura del agricultor colaborador La Junta de Castilla y León ha elaborado un nuevo marco normativo de acción contra el topillo campesino. Objetivo: evitar futuras plagas, como la que asoló a esta Comunidad en los años 2006 y 2007, con los campos repletos de estos roedores que arrasaron decenas de miles de hectáreas de cultivos, especialmente de regadío, provocando pérdidas de más de 15 millones de euros a los agricultores.
La mayoría de las actuaciones van encaminadas a incrementar el control de la especie por todas las partes implicadas en cualquier espacio natural de la Comunidad que pueda ser objeto de colonización por el topillo campesino, con especial hincapié entre los profesionales del campo, quienes estarán obligados a vigilar con mayor celo sus cultivos, plantaciones y cosechas.
La Consejería de Agricultura y Ganadería quiere también incrementar los cauces de comunicación y mejorar la coordinación a la hora de actuar.
Por ello la nueva orden incluye la creación de la figura del agricultor colaborador, con la finalidad de poner en marcha una red de personas que tenga entre sus cometidos la monitorización y vigilancia de la población de estos roedores, pero también formar y sensibilizar acerca de esta especie, promover el uso de buenas prácticas para minimizar riesgos. Se crea también un Comité de Coordinación compuesto por técnicos de la Junta, además de la Comisión de Roedores y Otros Vertebrados para asesorar
La consejera Milagros Marcos presentaba ayer este nuevo marco normativa al Consejo Regional Agrario, que ha renovado sus miembros tras las recientes elecciones al campo, con tres representantes de Asaja, dos de la Alianza Coag -UPA y uno de la Unión de Campesinos de Castilla y León (Uccl).
Gestión preventiva
«Se trata de una estrategia de gestión preventiva, integrada y respetuosa con el medio ambiente, destinada a reducir los riesgos derivados de la presencia de topillos campesinos en Castilla y León», destacaba Marcos.
Pese a que la orden recoge la posibilidad de que los agricultores puedan llevar a cabo actuaciones fitosanitarias específicas ante el riesgo de explosión demográfica de topillos, la Consejería de Agricultura y Ganadería se reserva la potestad de establecer una serie de medidas de cumplimiento obligatorio, destinadas a controlar las poblaciones de este roedor. Entre ellas se encuentran la reducción temporal de la cubierta vegetal herbácea, pero también la previsión de bandas de seguridad sin cubierta vegetal herbácea en el borde interior de las parcelas, con anchura de al menos tres metros y mediante remoción del terreno.
La solicitudes de la PAC siguen a buen ritmo
Por otra parte, cabe señalar que en los dos meses y algo que lleva abierto el plazo de solicitudes para las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) de este año, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha recibido ya 32.605 peticiones, todas ellas realizadas de forma telemática, una cifra similar a la del pasado año. La Junta recuerda que el plazo de presentación de las mismas finaliza el 30 de abril.
Compartir: