Melón, un fruto saciente y remineralizante
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: lavanguardia.es, Digital - 08/09/2017
Nos queda menos de un mes para acabar el verano pero aun podemos disfrutar de la uta y verdura que nos ofrece la estación más prolifera del año. Una de las hortalizas estrella para pasar el calor y por su sabor dulce es el Melón. Sí, hortaliza y no fruta porqué pertenecen a la familia de las cucurbitáceas.
Su nombre viene del griego melón y significa manzana grande. Su forma es normalmente redonda u ovalada con cáscara lisa o reticulada. Según la variedad de melón su pulpa puede ser blanca, amarilla, cremosa, anaranjada, asalmonada o verdosa.
Según un estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente España es un gran consumidor de esta fruta, de media 404,23 millones de kilos cada verano. Las variedades más conocidas y que más consumimos son: piel de sapo, Tendral, Galia, charentais y Cantaloupe.
Refrescante y saciente
Frente el calor nada mejor que una bebida o un fruto con alto contenido en agua, este es el caso del Melón. 100 gramos de porción comestible de melón nos aportan solamente 28 Kcal esto es debido a que el 92% de su peso es agua y que contiene una cantidad de azúcar inferior a mucha fruta, solamente 6 gramos explica la nutricionista Marta Sanz a La Vanguardia. Además añade que, su contenido en hidratos de carbono de fácil asimilación le da al melón propiedades estimulantes del apetito y saciante. Contiene 1 gramo de fibra y 0,6 gramos de proteínas.
Todas estas propiedades hacen del melón un fruto refrescante además de menguar el apetito y permitirnos conservar la línea durante una estación que solemos saltarnos la dieta habitual y permitirnos más caprichos de lo habitual. Es muy importante destacar que 100 gramos de porción comestible de melón contiene menos azúcar que 100 gramos de manzana.
Antioxidante
El melón es rico en vitamina C y beta-carotenos, ambos con acción antioxidante, aunque la cantidad de caroteno va a depender de la intensidad del pigmento anaranjado de la pulpa. Es muy destacable decir que 100 gramos de porción comestible de melón nos aportan 25mg de vitamina C, casi la mitad de las recomendaciones diarias.
Además, el melón y la naranja son los frutos más ricos en folatos (30 microgramos). Los folatos son vitaminas del grupo B que producen ADN y otros tipos de material genético. Por eso, es muy recomendable que tomen alimentos ricos en folatos las mujeres que quieran o estén embarazadas.
Potasio para deportistas
En cuanto a los minerales hay que destacar su riqueza en potasio 320 mg. De hecho, estos niveles de potasio nos ayudan a equilibrar los electrolitos del cuerpo favoreciendo con ello el buen funcionamiento del sistema muscular. Por eso el melón es muy recomendable cuando se practica deporte porque evita que se produzcan calambres musculares.
También contienen cantidades apreciables de fósforo 18 mg, y hierro (0,4 gramos) y magnesio (17 mg). Al contener todos estos minerales el melón resulta ser un alimento remineralizante, por lo que resultará interesante incluirlo en la dieta en aquellas personas que estén deshidratados, con pérdida de minerales como; en crisis febriles, sudoración abundante o que parezcan diarrea. Al contener una elevada concentración de agua estimula el funcionamiento de los riñones, eliminando así sustancias de desecho y toxinas explica Sanz.
Escoger un buen melón
Según la Organización de Consumidores y Usuarios OCU para escoger un buen melón hay que tener en cuenta 10 aspectos:
1. Siempre debemos consumir melón en su época, esta va de mayo a octubre. El resto del año no tienen tanta calidad ya que son de invernadero
2. En la frutería o mercado los melones que encontramos arriba del todo del montón sufren menos golpes y suelen estar en mejores condiciones.
3. Deben estar duros al tacto, la falta de firmeza indica que están pasados.
4. Una manchita más clara no es mal síntoma, el fruto puede estar maduro pero esa es la zona que reposaba sobre la tierra durante el cultivo. Lo que demos descartar son los que tengan grietas, este sí es síntoma de mal estado.
5. Si aprietas por sus extremos y la base cede ligeramente es que el melón está en su punto óptimo.
6. La zona del pedúnculo debe oler a fresco.
7. Color moderado, los melones verde intenso aún no están en su punto.
8. Comprados en piezas (cortados por la mitad, en cuartos o en dados...) la ventaja es que a simple vista verás si están maduros. El inconveniente es que se pierde frescura respecto a un melón o una sandía recién cortados. Las piezas cortadas deben ser envueltas, o estar envasadas si se trata de una tienda.
9. Para cortar y conservar hay que tener en cuenta que en el melón hay que eliminar los dos extremos y apartar las semillas. Lo que sobre se guarda en la zona menos fría de la nevera, bien tapado par que no coja olores.
10. Y si aun así fallas y el melón está demasiado verde puedes hacerlos madurar en casa guardándoles en una habitación seca y fresca.
Compartir: