No habrá aranceles europeos a la almendra de EEUU porque California es... un Estado demócrata y no republicano
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: agroinformacion.com, Digital - 02/05/2018
La guerra de los aranceles entre EEUU y la UE parece que no acaba y a pesar de que Trump ha decidido aplazar un mes la toma de decisión sobre el acero y el aluminio europeo (sobre la aceituna negra española todo sigue igual ante la falta de respuesta de la CE) pero ha dejado claro que sigue con su idea de imponerlos. Y desde la UE ya le han dejado claro que están preparados para responder y barajan una nueva lista de productos que no incluye a la almendra. Y el motivo es que Califonia es un Estado demócrata y no republicano, y la idea los aranceles europeos es hacer daño en el caladero de votos de Trump para presionarle más.
La idea de la UE no solo prevé recurrir a la OMC si se imponen estos nuevos aranceles, si no también imponer tarifas sobre las motos Harley-Davidson, el whisky Bourbon, la mantequilla de cacahuete, el zumo de naranja, el arroz, el maíz y los pantalones vaqueros Levi's, entre otros. A diferencia de los aranceles americanos, los europeos devuelven el golpe con una precisión quirúrgica: buena parte de estos productos no solo son iconos estadounidenses, sino que además su producción se concentra en estados tradicionalmente republicanos, lo que deja fuera a la almendra californiana, según recoge María Tejero Martín en elconfidencial.com.
La unidad de la UE disgusta a Trump, que desde que asumió el poder ha dejado claro lo mucho que recela de la UE. Su estrategia pasa por aplicar a los europeos el "divide y vencerás", tanto en comercio como en cuestiones de seguridad y defensa, o incluso temas de tanta sensibilidad política como el Brexit o la deriva antidemocrática de Polonia y Hungría. En concreto, Trump ha tratado de cortejar a algunos socios clave, como Reino Unido, mientras centra sus críticas fundamentalmente en el motor económico europeo, Alemania.
Compartir: