Nueva guerra en el súper: la leche no quiere estar junto a bebidas vegetales
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elconfidencial.com, Digital - 08/06/2017
08.06.2017 - 05:00 H. - Actualizado: 2 H.Malestar en la industria láctea. Mientras el consumo de leche se desploma, las bebidas vegetales ganan terreno tanto en los súper como en los hogares españoles. Habría que preguntarse por qué. Alguna circunstancia habrá detrás, y no tiene que ver con la salud, dejó caer la semana pasada el presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), Gregorio Varela.
Las mal llamadas leches de soja, avena, arroz o almendra están robando protagonismo a la leche de vaca, oveja o cabra en los lineales, un hecho que trae de cabeza a fabricantes y productores. Tanto es así que han elaborado un informe para denunciar lo que consideran una mala praxis en la distribución: critican que los supermercados mezclen los dos tipos de bebidas en un mismo estante, dando a entender al consumidor que ambas son lo mismo a nivel nutricional.. cuando no lo son.
El documento se encuentra en fase de valoración por parte del Ministerio de Sanidad, después de que el lobby lechero lo remitiese a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan). Las conclusiones todavía no son públicas, pues habrá que esperar a que el departamento capitaneado por Dolors Montserrat se pronuncie.
La distribución comete un tremendo error al colocar este tipo de bebidas en los estantes de la leche. No podemos exigir a los consumidores que sepan de nutrición para diferenciar unos productos de otros, sostiene el presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut) y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, Ángel Gil. Su reivindicación es muy similar a la de los demás participantes en la presentación del estudio La leche como vehículo de salud, elaborado por Finut y FEN.
La distribución comete un tremendo error al colocar este tipo de bebidas en los estantes de la leche: confunde a los consumidores
Varela extiende el error de los distribuidores al mundo de la hostelería y carga contra las cafeterías que cuelgan el cartel de tenemos leche de soja en sus escaparates. Eso sin contar con que muchos fabricantes envasan las bebidas vegetales como si fueran leche de vaca, confundiendo al consumidor. Desde la industria, no descartan implicar al Ministerio de Agricultura para que, a través de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), abra una vía de diálogo con los distribuidores y, llegado el momento, el departamento dirigido por Isabel García Tejerina integre las conclusiones en el código de buenas prácticas de la industria de la alimentación.
Guerra de las grandes marcas contra Lidl y Mercadona por esconder sus productosMarina ValeroAseguran que estas cadenas colocan las marcas de fabricante en sitios poco visibles o inaccesibles. El presidente de Promarca pide al Gobierno que tome cartas en el asuntoPero no está claro que AICA pueda tomar cartas en el asunto, sobre todo teniendo en cuenta que su cometido es detectar irregularidades en el etiquetado o en el precio, por ejemplo y comunicárselas a las comunidades autónomas, con competencia para sancionar. En todo caso, estamos ante una nueva patata caliente que recuerda a la guerra entre marcas blancas y marcas de fabricante por ocupar un mayor espacio en los lineales.
Los más de 75 firmantes (voluntarios) del código de buenas prácticas se comprometen a aplicar de forma voluntaria prácticas mercantiles que fomenten relaciones "justas, equilibradas y leales" entre los operadores de la cadena alimentaria, así como a resolver los posibles conflictos que puedan surgir, aclaran fuentes de Agricultura. Solo dos supermercados (Consum, Mercadona) y una organización (Asedas) lo suscribieron en representación de los distribuidores. La Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) y algunas empresas como Clesa o Pascual también se han adherido.
Cabreo entre los ganaderosLa Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) admite que existe una preocupación muy grande en el sector. La ubicación en los lineales y el lenguaje empleado (leche de soja, leche de avena...) inducen a engaño y perjudican a los productores, indica el responsable de Ganadería de UPA a este periódico. Román Santalla exige que ambos productos estén separados y diferenciados a través de una legislación clara.
Los ganaderos critican a los fabricantes que aprovechan la palabra 'leche' para vender. (EFE)La leche es leche. Lo demás son fabricantes que aprovechan esa palabra para vender, cuando son dos productos que no tienen absolutamente nada que ver, sostiene el responsable del sector lácteo de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), Ramón Martínez.
La industria láctea no vive su mejor momento: el consumo de leche de vaca lleva unos cuantos años de capa caída, con apenas 72,5 litros anuales por persona en 2016 frente a los casi 96 en 2000 (-24,4%). La leche entera es la más perjudicada. Los expertos atribuyen este batacazo a la desinformación, los estereotipos negativos y, en parte, el auge de las bebidas vegetales. No son sustitutivos, insisten. No obstante, muchos de los fabricantes que comercializan leche de vaca, oveja o cabra también se han adentrado en el mundo de la soja, avena, almendra o arroz para aprovechar el tirón.
Desde Asaja, ponen el foco en las opiniones interesadas de expertos que demonizan el producto, influyendo en las decisiones de compra de los clientes. Existe una presión de fabricantes de nuevas bebidas, sumada a las teorías no basadas en ideas científicas que circulan por las redes sociales y los medios de comunicación", añade el profesor Gil.
¿Qué está haciendo la patronal láctea mientras tanto? InLac ultima los detalles de una campaña financiada con fondos europeos para fomentar el consumo de leche. Su eslogan no deja espacio a la imaginación: Di sí a los lácteos a todos los que dicen que NO a los lácteos.
Compartir: