¿Por qué cae el consumo de fruta fresca en Aragón?
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 29/08/2017
El consumo de fruta ha descendido de manera casi constante desde hace un lustro. Así lo demuestran los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que especifican que mientras que en 2006 se consumían 149.474 toneladas de fruta fresca en Aragón, cinco años después esta cifra ha descendido hasta las 136.427.
"Sin duda, las condiciones económicas actuales no favorecen el seguir unos hábitos de alimentación saludables, como ocurre con las frutas y verduras. No son alimentos especialmente baratos y esto puede afectar principalmente a la población infantil", alerta la investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón Rocío Mateo, quien vincula al sedentarismo y los malos hábitos alimentarios el incremento de enfermedades crónicas como la diabetes o la obesidad.
"Un niño que no se cría sano es un adulto enfermo de base y las costumbres que cogemos de niño son las que mantenemos de adulto", advierte, por su parte, la doctora y nutricionista Ana Cristina Serrano, quien añade que el consumo de fruta en la infancia está cayendo fundamentalmente por una razón: la falta de educación y costumbre a este respecto por parte de los padres.
"El sedentarismo, la forma de vida, el estrés y la velocidad con la que se vive actualmente hace más cómodo recurrir a la comida procesada. Por no discutir y enseñar lo que hay que comer, vamos a lo fácil y, en consecuencia, la fruta se deja de tomar sin ser conscientes de los problemas que esto acarrea desde la infancia", advierte esta doctora del centro de salud de Azuara, quien desde su experiencia como médico de familia observa una notable diferencia a este respecto entre la ciudad y el medio rural, donde casi cada familia dispone de un huerto propio.
"Aquí en el pueblo los niños te vienen con el bocadillo de pan con chorizo, la manzana y la pelota en la mano, para después irse a jugar. En la ciudad vienen a consulta con las Oreo y el móvil", critica en relación al consumo de alimentos procesados y a un uso excesivo de las pantallas.
Como pautas saludables para vencer esta tendencia y prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, los expertos recomiendan incrementar el consumo de frutas y verduras a cinco raciones al día, disminuir el consumo de bebidas azucaradas, beber más agua, aumentar la actividad física y disminuir el tiempo destinado a comportamientos sedentarios como ver la televisión a la par que incrementar el tiempo que los padres pasan con sus hijos a la hora de las comidas.
Para vencer la barrera económica, dado que "un tomate ecológico cuesta tres veces más que uno procesado", otra opción a favor del consumo de frutas y verduras es el disponer de un huerto que brinda los alimentos más naturales y económicos. "El incremento de estos en el núcleo urbano demuestra que la gente poco a poco está tomando conciencia de la importancia que tiene el consumo de frutas y verduras", concluye Serrano.
Compartir: