Ramón Tejedor: Apostar por las empresas locales es crear marca Aragón
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 20/04/2017
El director gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), Ramón Tejedor, ha incidido en la importancia de la empresa familiar en la comunidad aragonesa, cuyo futuro pasa por la internacionalización, la innovación, la profesionalización y la formación especializada. Para conseguir estos objetivos, es necesario que se superen algunos retos como el relevo generacional. Un proceso en el que desde el IAF se viene trabajando, en colaboración con la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón (AEFA), dentro de su política de apoyo al tejido empresarial.
"La empresa familiar es básica y fundamental en la economía", ha manifestado el director gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), Ramón Tejedor, en la jornada empresarial ?Presente y Futuro de la Empresa Familiar en Aragón?, que ha organizado elEconomista en Zaragoza con el patrocinio de CESTE, Crédito y Caución e Ibercaja.
Prueba de esa importancia es que en la Unión Europea hay más de 100 millones de empresas familiares, que concentran el 52% del PIB, mientras que en España hay 1.100.000 compañías, que representan el 65% del empleo privado. "Un porcentaje que es análogo en Aragón".
Sin embargo, pese a esta importancia, "preocupan aspectos que la Comisión Europea ha puesto de manifiesto" como el hecho de que "450.000 empresas familiares han abordado la sucesión familiar en la Unión Europea, pero de ellas 150.000 han pasado a la segunda generación", lo que ha supuesto la pérdida de 600.000 empleos.
"Hay que plantearse qué hacer" porque, además, solo el 7% llega a la tercera generación. "Se debe reflexionar qué se debe hacer para fortalecer las empresas" para lo que ha abogado por "trabajar por fortalecer el tejido empresarial, reforzar la autoestima y afianzar el concepto de territorio. Si apostamos por las empresas locales, creamos marca Aragón".
Para ayudar a garantizar el futuro de la empresa familiar, desde el IAF se puso en marcha, en colaboración con la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón (AEFA), un programa específico para abordar diferentes aspectos relacionados con la empresa familiar, dando "formación exhaustiva" en áreas como la financiación, aspectos jurídicos, asesoramiento individual, mentoring...
Tejedor también ha insistido en la necesidad de recuperar la "cultura del esfuerzo. Nada se puede conseguir sin ella y sin preocuparse por personas que forman parte de la empresa familiar". En este sentido, ha puesto el foco en la innovación y en la profesionalización, "que es muy importante. Hay que trabajar en la profesionalización" porque, además, en "los próximos cinco años va a haber un cambio tecnológico importante. La Industria 4.0 está en la puerta y no solo de la industria, sino también del sector servicios".
Conceptos como la Industria 4.0, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial... "se deben saber integrar en la empresa familiar o perderemos el carro de la innovación y el relevo generacional. No podemos perder la posición relevante en Aragón. En 2017, hemos superado el objetivo" marcado por la Unión Europea para el año 2020, por el que se fija que el PIB industrial debe alcanzar el 20%. "En Aragón, estamos ya en el 21% o 22%, según los últimos datos conocidos".
Tejedor ha incidido en que "la formación y la cualificación de las empresas familiares en estos parámetros digitales tienen que alcanzar a directivos, personal técnico y a cada una de las personas que forman parte de la empresa".
Además, las empresas deben hacer un mayor esfuerzo por la internacionalización. "Los clusteres están haciendo una labor esencial. Están acogiendo empresas familiares para cooperar y competir".
El futuro de las empresas familiares pasa a su vez por "apostar por la excelencia empresarial" y por la Responsabilidad Social Corporativa, que pueden "agregar valor, un input a la marca".
Son esfuerzos que se tienen que realizar para que la empresa familiar afronte el relevo generacional y se llegue a la tercera, cuarta, quinta... generación y "se pueda hablar de empresas de más de 100 o 150 años".
Compartir: