Si el azúcar fuera una droga, no dejarían que la tomaran los niños
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elpais.com, Digital - 18/05/2016
Lo acaba de anunciar el gobierno británico: a partir de 2018 un nuevo impuesto gravará las bebidas azucaradas que contengan más de 5 gramos de azúcar por cada 100 miligramos con el objetivo de combatir la obesidad infantil y enfermedades asociadas a esta, como por ejemplo la diabetes, una decisión que la Royal Society for Public Health (RSPH) ha calificado como un paso real en la buena dirección.
Pero Reino Unido no es pionero. Muchos otros países ya lo han implantado: Dinamarca, Francia, Hungría, Noruega, Sudáfrica, y en algunos Estados de EE UU o México, que tiene uno de los índices de obesidad más altos del mundo, según la OCDE: alrededor del 32% en adultos, una cifra similar a la de niños que sufren algún tipo de sobrepeso. De momento, los resultados de esta medida han sido muy variables y ha pasado poco tiempo para comprobar la eficacia y sus resultados.
Bittor Rodríguez, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, investigador de la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco y presidente de la Sociedad Española de Dietética y Nutrición (SEDYN), se muestra a favor: Gravar estos productos parece una opción útil de acuerdo con experiencias e iniciativas en otros países, además de lógica, teniendo en cuenta que otros productos que afectan a la salud también tienen impuestos especiales. Esto pretende obligar a reducir el azúcar no necesario y mantener alerta al consumidor sobre aquellos productos que lo contienen en cantidades excesivas. No obstante, junto a estas medidas es importante proponer alternativas al consumo ya que prohibir o limitar sin propiciar alternativas suele ser efectivo a medias. De entrada, incentivar la ingesta de fruta en lugar de postres y dulces industriales.
En busca de una solución contra la obesidad
El problema es serio: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay en el mundo 1.900 millones de adultos con sobrepeso y otros 600 millones sufren obesidad. Pero no solo eso: el nefrólogo Richard Johnson, de la Universidad de Colorado, Denver (EE UU), y coautor junto a Timothy Gower del libro The Sugar Fix: The High-Fructose Fallout That Is Making You Fat and Sick (algo así como El chute de azúcar: la alta concentración de fructosa que te engorda y enferma) añade que mientras que en el año 1900 solo el 5% de la población era hipertensa, hoy lo es una tercera parte de la humanidad. Y si en 1980 se estimaba que había 153 millones de diabéticos, ahora son unos 350 millones. Y parece que el azúcar tiene mucho que ver; lo ingerimos en cantidades industriales nunca mejor dicho y cuando, por ejemplo, tomamos ciertas bebidas preparadas (zumos, batidos, cafés, refrescos) podemos llegar a meternos entre pecho y espalda una media de 9 cucharillas (cada una equivale a unos 4,1 gramos). Y esa dosis puede aumentar mucho más en según qué productos.
La OMS recomienda un máximo de 6 cucharadas al día. En EE UU toman 31 y en España, 17
¿Somos conscientes de ello? Resulta que no. El vicio por el azúcar es un fenómeno global. Según la OMS, la cantidad recomendada por día es de unos 25 gramos, o lo que es lo mismo: 6 cucharillas diarias. Sin embargo, en el mundo consumimos, de media, 24 kilos por persona y año, lo que se eleva a 33 en los países industrializados. Estas variaciones pueden ser muy acusadas según el país: de 126,4 gramos per cápita y día en EE UU (casi 31 cucharillas) a 5,1 de India (poco más de una), según Euromonitor, que realiza estudios de mercado. Tras EE UU le siguen Alemania y Países Bajos (25 cucharillas), Irlanda (23,5) y Australia (23). España ocupa el lugar número 20, con una ingesta media de 70,1 gramos diarios: nada menos que 17 cucharillas.
La culpa es de la evolución
Parece que la evolución es la responsable de que tomemos tanto. Así lo afirma el biólogo y divulgador científico Mark Nelissen en su interesante (y divertido) libro Darwin en el supermercado: cómo influye la evolución en nuestro día a día (Ariel): nuestros antepasados llevaban una vida mucho más equilibrada en lo que se refiere a la proporción entre la ingesta de alimento y la energía gastada. Encontrar comida ya era de por sí un deporte bastante duro y, por tanto, la obesidad no tenía lugar. Al contrario, muchos no conseguían triunfar en esas olimpiadas alimentarias y morían de inanición. Por ello, la evolución se las ingenió para darnos la oportunidad de perdurar. Inventó una despensa incorporada los acúmulos de grasas alojados en los tejidos corporales y nos dotó de un mecanismo refinado: una atracción insondable por las dos fuentes energéticas más potentes. ¿Imagina cuáles? Efectivamente: el azúcar y las grasas. Lástima que, aunque entonces funcionaba perfectamente, ese proceso evolutivo se nos ha quedado desfasado. Una sutil estrategia adaptativa que, para rizar el rizo, incluyó una señal de stop para avisar al cuerpo de que ya había comido suficiente: el sistema regulador aún vigente que, entre 30 y 45 minutos después de tomar alimentos, emite un mensaje que va al hipotálamo, en el cerebro, mandándole que pare porque ha comido suficiente, tras el cual nos sentimos saciados. Sin duda le iba de perlas a aquellos antecesores nuestros que se alimentaban de carne cruda, frutos secos y tubérculos, manjares que requieren de una larga masticación. Sin embargo, hoy es un auténtico desastre. En 45 minutos podemos comernos medio mundo.
El azúcar no es una droga
Aunque nos pueda parecer una exageración, en muchas publicaciones se ha hecho referencia a ciertos estudios que sugerían que muchas personas sufren adicción al azúcar y que, por lo tanto, podría ser tratada del mismo modo con que se trata el consumo abusivo de drogas. Así lo aseveraba la neurocientífica Selena Bartlett, de la Queensland University of Technology, de Brisbane (Australia), que dirigió el primer estudio, realizado con animales, que evidenciaba cómo los medicamentos basados en la vareniclina (sustancia usada para tratar la adicción a la nicotina), eran útiles también para acabar con la necesidad incontrolable de azúcar.
¿Cómo funcionaría esa dependencia? El exceso de consumo contribuye directamente al aumento de peso e incrementa los niveles de dopamina que controlan los centros de recompensa y placer del cerebro, de una manera similar a como actúan muchas drogas, incluyendo el tabaco, la cocaína y la morfina, decía Bartlett. A largo plazo, produciría una reacción opuesta: la dopamina se reduce, lo que conduciría a un mayor consumo de azúcar para recuperar esas cotas perdidas.
No hay evidencia científica suficiente para etiquetar un micronutriente como adictivo
El estudio señalaba también que los animales que mantienen un alto consumo de azúcar, y la tendencia a pegarse grandes comilonas en la edad adulta, podían enfrentarse a consecuencias neurológicas y psiquiátricas que afectarían tanto al estado de ánimo como a la motivación.
Para José Antonio Cabranes, jefe de Psiconeuroendocrinología del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, más que hablar de adicción al azúcar, deberíamos referirnos al enganche que nos producen todos los alimentos con sabor agradable, denominados palatables en inglés. Por otra parte, mantiene que no está claro que el azúcar en sí mismo sea adictivo en humanos. Cuando decimos que un nutriente es adictivo, implica que contiene ingredientes, o que posee una propiedad inherente, capaces de provocar la necesidad de la sustancia en los individuos predispuestos. Es decir, debe presentar las características que definen las drogas de abuso (componentes de uso no médico con efectos psicoactivos y susceptibles de ser autoadministradas): por un lado la tolerancia, que se caracteriza por la necesidad de ir aumentando la dosis para obtener unos mismos efectos, y, por otro, la dependencia y el síndrome de retirada, explica Cabranes. Sin embargo, estima que no hay evidencia científica suficiente para etiquetar como adictivos algún micronutriente, ingrediente o comida común. Por tanto, me parece prematuro hablar de adicción a un alimento. Si tenemos en cuenta que las dietas de los sujetos que comen en exceso contienen un amplio rango de alimentos palatables, me parece más correcto referirse a adicción a una conducta alimentaria", explica. Sin duda, las emociones son determinantes en la motivación de las conductas. Si estas son negativas pueden detonar la sobreingesta de esta comida sabrosa pero poco saludable, añade Cabranes, quien subraya que el azúcar es un nutriente básico en nuestra dieta y que es su consumo excesivo el que causa el aumento de peso.
Si lo haces, lo pagas
¿Cuánto es demasiado? Preguntamos a Bittor Rodríguez: Se considera excesivo consumir azúcar por encima del 10% de la energía diaria requerida por una persona, un límite bastante permisivo, ya que lo ideal sería no sobrepasar el 5%. Para una persona que necesita 2.000 kilocalorías, 200 (como máximo) deberían provenir de azúcares. Si un gramo de azúcar aporta 4 kilocalorías, con 50 gramos de azúcar alcanzaríamos esas 200. 50 gramos de azúcar equivalen a unas 12 cucharillas de café, y con uno o dos refrescos o zumos comerciales llegaríamos a ese valor, sin contar con el azúcar en el cacao del desayuno, la mermelada, los caramelos, las salsas u otras fuentes de azúcar que tomamos a diario", explica. Además de la caries dental, añade, el consumo excesivo se asocia al riesgo de padecer sobrepeso y obesidad los hidratos de carbono que consumimos de más, y por tanto no quemamos, se convierten en grasa en nuestro organismo y a la diabetes: una vez más, en exceso, el azúcar promueve elevados niveles de glucosa en sangre, que a su vez propician altos niveles de insulina encargada de retirar el azúcar en la sangre. Con el tiempo, el organismo puede acostumbrarse a esos elevados niveles de insulina, volviéndose en última instancia resistente a la misma, lo que se denomina diabetes tipo II.
A nadie le amarga un dulce es una afirmación útil si no es excusa para el abuso, Bittor Rodríguez
Para este experto en Ciencia y Tecnología de los Alimentos no hay duda de que una correcta educación alimentaria puede mostrarnos que se puede obtener placer a través de la comida sin renunciar al azúcar ni recurrir a los bollos. Sin caer en al absolutismo o el integrismo, pues la expresión A nadie le amarga un dulce es una afirmación útil siempre y cuando no sea excusa para el abuso, conviene incrementar el consumo de fruta, una fuente de azúcar saludable que aporta, además, fibra, vitaminas y antioxidantes protectores de la salud, concluye.
Para Cristina Echevarría, nutricionista en el Instituto de Educación Nutricional Alimentat de Barcelona, reeducar el paladar es una cuestión clave. Nuestro organismo necesita azúcar, ya que posee principalmente una función energética y, junto con las proteínas, también tiene una función estructural. Por lo tanto, no nos interesa eliminarlo totalmente de nuestra dieta. Pero el que encontramos de forma natural en alimentos (como legumbres, patatas, frutas o verduras) no es el mismo azúcar (en forma de monosacáridos, como la glucosa o la fructosa) que ingerimos cuando tomamos el de mesa, bebidas o zumos de frutas envasados, aclara. Así pues, rebajar la dosis de azúcar extra también la de otros edulcorantes, hoy en día tan en boga y con sus propias polémicas a cuestas y acostumbrarnos a los sabores que los alimentos nos ofrecen sin necesidad de tanto aderezo es la mejor opción para mantener a raya los efectos (indeseados) de lanzarnos al dulce vicio.
Las consecuencias de un consumo que sobrepase los límites saludables se evidencian principalmente en la salud. No obstante, el abuso puede costar caro también para el bolsillo. En la siguiente imagen puede observar cuáles son los impuestos que se cobran de nuestros excesos, tanto el Estado como nuestro cuerpo.
Archivado en:
Compartir: