'Tres lácteos al día' para recuperar el consumo
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 15/06/2017
El sector pone en marcha una campaña para frenar la caída de la ingesta de productos lácteos. Desde el año 2000 hasta ahora el consumo de stos productos se ha derrumbado un 27 por ciento.
Sorprende que un bloguero pueda tener más credibilidad que un Premio Nobel?. Ésa es una de las frases con las que José Armando Tellado, presidente de la Interprofesional del Sector Lácteo (INlac), ha lamentado las críticas que en los últimos tiempos se han vertido sobre la leche y los productos lácteos contribuyendo a que su consumo haya descendido drásticamente en los últimos años.
Según el también director general de Central Lechera Asturiana, la ingesta de lácteos en nuestro país ha sufrido una debacle sin precedentes en lo que llevamos de siglo, hasta el punto de que ahora cada español consume de media 73 litros de leche cada año, frente a los 100 que consumía en el año 2000. Una caída que, según el directivo, parece estar lejos de frenarse ya que los datos de 2017 ?no son buenos?.
De ahí que Inlac, con el apoyo del Ministerio de Agricultura y la Comisión Europea, haya puesto en marcha una campaña con la que pretende fomentar en los próximos dos años la ingesta de leche y productos lácteos.
Con esa campaña, que durará dos años y cuyo eslogan es ?Di que sí, a al menos 3 lácteos al día?, el sector lácteo pretende conseguir lo que hace unos años consiguió el sector de las frutas y hortalizas, es decir, fomentar el consumo, cambiar la percepción que el consumidor tienen de los lácteos y echar por tierra todas las leyendas urbanas y falsas que circulan sobre él poniendo de relieve sus virtudes.
?No se si somos concientes de que el 50 por ciento del calcio, el 20 por ciento de las proteínas y el 30 por ciento de la vitamina B de nuestro cuerpo procede de los lácteos?, sostiene Tellado, quien asegura que la campaña trabajará para reincorporar los lácteos a nuestra dieta y distinguir lo que es verdad de lo que no lo es?.
?La leche es un súper alimento y posiblemente no haya ningún otro que ofrezca una densidad nutricional por kilocaloría tan rica, sin embargo las mentiras que se han dicho sobre ella lo han convertido en un producto prescindible y han hecho que los lácteos sean vistos por muchos como un productos denostado?, lamenta. ?Volvamos a la nutrición y escuchemos a la ciencia?, apostilla.
Precisamente es de la mano de la ciencia, en concreto, de la de un comité científico independiente -compuesto por ocho miembros- en la que Inlac se ha apoyado para lanzar esta campaña, que ha recopilado ?las evidencias científicas sobre las virtudes de los lácteos para la salud de los humanos?, explica Ángel Gil, presidente de dicho Comité y catedrático del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II en la Universidad de Granada.
?Las escuelas, las familias y la industria tienen un papel importante para recuperar el consumo de lácteos en España y ofrecer hábitos de vida saludable, en contrapunto a las opiniones que se vierten en blogs o en redes sociales que no cuentan con base científica?, alerta.
Según los datos de este comité, el 60 por ciento de la población española no cubre los requerimientos de calcio porque no consume la buena cantidad de productos lácteos. Los cálculos de dicho comité ponen de manifiesto que una ingesta adecuada de lácteos pasa por consumirlos tres veces al día en sus muy distintas variedades.
Una de las posibles combinaciones que recomienda Rosa María Ortega, Doctora en Farmacia y catedrática de Nutrición en la Universidad Complutense de Madrid y también miembro de dicho comité pasa por un vaso de leche de 250 mililitros, un yogur y una porción de queso (teniendo en cuenta que canto más curado menos puede ser la ración).
Para desmitificar algunos de los mitos que se ciernen sobre el sector, Ortega ironiza al sostener que si los humanos son los únicos mamíferos que siguen tomando leche después de nacer -tal y como sostienen algunas de las voces críticas con el sector- también son los únicos que consumen aceite de oliva, jamón de jabugo o conducen coches.
Compartir: