Un puré infantil de frutas sin residuos químicos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 10/04/2017
El proyecto europeo Cero Residuos (en la fruta) ya ha concluido. Y sus resultados hablan por sí solos de prácticas agrícolas milenarias, durante mucho tiempo olvidadas: "Dejar que sea la fauna auxiliar la que controle las plagas". Jesús Lafuente, project manager de Finca Valleluz, donde se han ensayado nuevas/viejas técnicas de reducción de residuos químicos en la fruta, lo tiene muy claro. "Es posible elegir productos menos agresivos y en menor cantidad para hacer, además, una fumigación selectiva".
No sólo las frutas salen ganando, porque se nos ofrecen libres de residuos, también el suelo, totalmente limpio de pesticidas después de cuatro cosechas. Lo han comprobado en Valleluz los socios de Cero Residuos: Parque Científico y Tecnológico Aula Dei, Universidad de Zaragoza, empresa Lafuente Tomey, Zerya, entre otros.
¿Y cómo lo han conseguido? "Dejando de echar productos químicos mucho antes de la recolección, también según las predicciones meteorológicas", explica Lafuente. Cerezas, paraguayos, melocotones, albaricoques y nectarinas se han beneficiado de este proyecto Life Cero Residuos, han recuperado sabor, olor, equilibrio entre dulzor y acidez..., en fin, todas sus condiciones organolépticas.
Y se las han dado a probar al consumidor más exigente: el bebé. Con varias empresas de alimentos infantiles, Cero Residuos ha distribuido sus purés o pulpas de frutas sin residuos fitosanitarios. Los han tratado con temperatura y no con componentes químicos. Los adultos también probaron estas frutas sin residuos en el supermercado Simply del centro comercial Plaza Imperial. Y les gustaron. Incluso expresaron su disposición, según Lafuente, a pagar algo más a cambio de frutas totalmente limpias.
"Nos habíamos olvidado de las consecuencias en la tierra de la fumigación con componentes químicos; y, en los últimos años, sólo nos hemos preocupado de la redondez de las frutas, del color y de producir más y más sobrealimentando la tierra, sobreinundando", reconoce Lafuente. Ahora Europa, a través de sus proyectos Life, viene empujando un cambio, un retorno a la naturaleza, al cuidado del medioambiente y a una agricultura sostenible.
Compartir: