Unos 250 M para fomentar el consumo hortofrutícola y de leche en la UE en el curso escolar 2018/19
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: agronegocios.es, Digital - 20/03/2018
La Unión Europea destinará 250 M para fomentar el consumo de frutas y hortalizas, leche y productos lácteos en las escuelas durante el próximo curso 2018/19, dentro del programa comunitario para promover los hábitos alimenticios saludables entre los niños.
De este importe, casi un 58% del total y 144,97 millones de euros se destinará a la distribución de frutas y hortalizas en los centros escolares durante el curso que viene y otro 42% y algo más de 105 millones de euros a fomentar el consumo de leche y productos lácteos en las escuelas.
En España, el presupuesto comunitario para esta medida ascenderá a 23,64 millones de euros, lo que supone un 9,45% del total comunitario. De este importe, casi un 70% del total, con cerca de 16,53 M se destinará a promocionar el consumo en los centros escolares de frutas y hortalizas, y alrededor del 30% restante, con 7,1 M, el de leche y productos lácteos.
Según los últimos informes de seguimiento, durante el pasado curso escolar 2016/17, más de 12,2 millones de niños de 79 000 centros escolares participaron en el programa de consumo de frutas y hortalizas de la UE y unos 18 millones participaron en el programa de consumo de leche de la UE. Ello representa más de 74.000 toneladas de fruta y hortalizas y más de 285.000 t de productos lácteos, distribuidos principalmente a niños de edades comprendidas entre los 6 y los 10 años.
Según la Comisión Europea, demás de distribuir dichos productos, el programa escolar de la UE promueve hábitos alimenticios saludables entre los niños e incluye programas educativos específicos que insisten en la importancia de una buena nutrición y explican cómo se producen los alimentos.
El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, declaró que "los agricultores europeos nos proporcionan alimentos de alta calidad, sanos y seguros, y mediante nuestro programa escolar, nuestros ciudadanos más jóvenes consumen productos beneficiosos para la salud y, al mismo tiempo, aprenden a una edad temprana de dónde vienen nuestros alimentos y la importancia del sabor y la nutrición. La Comisión está orgullosa de desempeñar el papel que le corresponde en este proceso educativo. El programa escolar de la UE se podrá desarrollar de forma continuada a lo largo del curso 2018/19, merced a los 250 millon de euros aportados por la PAC.».
Durante cada curso escolar, el programa destina 150 M a la distribución de frutas y hortalizas, y 100 millones EUR, a la de leche y otros productos lácteos. Las asignaciones nacionales de los 28 Estados miembros que participan en el programa en el curso 2018/19 se acaban de aprobar y se espera sean adoptadas por la Comisión Europea a finales de marzo.
Contexto
Los países que desean participar en el programa escolar de la UE deben notificarlo y presentar su solicitud de ayuda a la Comisión a más tardar a finales del mes de enero. La asignación indicativa del presupuesto de la UE a cada uno de los Estados miembros se basa en el número de escolares de cada país y, en el caso de la leche, en el grado de utilización del programa anterior.
Las autoridades nacionales pueden transferir una parte (20 %-25 %) del presupuesto asignado de un sector al otro. También pueden notificar su intención de gastar una cantidad superior a la ayuda solicitada si otros Estados miembros declinan utilizar completamente su asignación.
Además de decidir sobre la forma concreta de aplicar el programa, eligiendo, por ejemplo, las medidas educativas temáticas que se utilizarán u otros productos agrícolas que también pueden ofrecerse a los niños, los Estados miembros tienen la posibilidad de complementar la ayuda de la UE con ayudas nacionales para financiar el programa.
La elección de los productos distribuidos se basa en consideraciones relacionadas con la salud y el medio ambiente, la estacionalidad, la variedad o la disponibilidad. Los Estados miembros pueden fomentar la compra de productos locales o regionales, los productos ecológicos, las cadenas de suministro cortas, los beneficios medioambientales y los regímenes de calidad agraria.
En el curso escolar 2016/17, las manzanas fueron las frutas más ampliamente distribuidas, junto con las peras, las ciruelas, los melocotones, las nectarinas, las naranjas, las fresas y los plátanos. Las zanahorias, los tomates, los pepinos y los pimientos fueron las hortalizas más consumidas. Entre las medidas educativas figuraban visitas a explotaciones agrícolas, huertos escolares, clases o concursos de cocina, cursos con nutricionistas, juegos, etc.
La leche, la leche aromatizada y los productos lácteos fermentados, como el yogur fueron las categorías de productos más populares del programa de distribución de leche; el queso también fue objeto de amplia distribución.
Entre los países comunitarios que más fondos de la PAC percibirán para fomentar el consumo escolar de frutas y hortalizas está Alemania, con casi 24,87 M (17,2%); seguido de Italia, con casi 20,86 M (14,4%); Francia, con 17,99 M (12,4%); España, con 16,53 M; Polonia, con 14,53 M (10%), etcétera.
Los que recibirán más dinero para fomentar el consumo en las escuelas de leche y productos lácteos son Francia, con 17,12 M (16,3%); Polonia, con casi 10,85 M (10,3%); Rumania, con 10,74 M (10,2%); Alemania, con 10,55 M (10%); Suecia, con 9,18 M (8,74%); Italia, con 8,92 M (8,5%), España, con 7,1 M; Reino Unido, con casi 4,94 M (4,7%), etcétera.
Compartir: