Zaragoza intenta volver a comer de su huerta
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 17/04/2017
La capital aragonesa tiene 12.000 hectáreas de tierra fértil, casi todas en la rivera del Ebro. "Y utilizando solo la mitad, ya podríamos autoabastecernos de frutas y verduras. Comeríamos recién cosechado, en su momento, con más nutrientes y mejor sabor; más sano en definitiva". Así justifica Olga Conde, responsable de Educación Ambiental del Ayuntamiento de Zaragoza, el desarrollo del proyecto europeo Huertas Life Km 0 que ella ha dirigido y los esfuerzos municipales por recuperar la antaño tan fructífera actividad hortícola de la ciudad.
La innovación llega a la concepción misma de cómo se cultiva hoy y cómo comemos. "La agricultura quiere aliarse de nuevo con la naturaleza", dice conde; se ha visto que, enfrentadas por pesticidas, herbicidas y fertilizantes, no van a ninguna parte. Europa se ha dado cuenta de que la contaminación de los suelos es ya un callejón sin salida y está forzando los cambios. A Zaragoza, por su extensión de tierra fértil, le concedió el proyecto Huertas Life Km 0 y los técnicos municipales han sacado mucho partido de él.
Para empezar, de Huertas Km 0, que concluyó hace unos meses, han salido dos redes: una estatal de Ciudades por la Agroecología, en la que están Madrid, Valencia, Las Palmas, Pamplona, Lérida, Valladolid y Barcelona, además de Zaragoza; y otra red europea con otras tantas ciudades, como Liverpool, Bristol, Grenoble y también Zaragoza. El trabajo cooperativo se prepara para tirar del carro de la restauración de la agricultura ecológica.
"Huertas Km 0 es un proyecto de gobernanza -aclara Olga Conde-, que ha de tener continuidad y que ha de servir de referencia a otras ciudades, donde tiene que poder ser replicable". Del proyecto ha salido también una escuela agrícola, para recuperar hortelanos, que ha formado ya a sesenta y dos. Y es que la Asociación de Hortelanos de Zaragoza había pasado de quinientos socios en los años 70 a menos de treinta en nuestros días.
"Ahora nos toca recuperar tierras para poder generar puestos de trabajo; ya hemos conseguido crear veintidós, en veintiséis hectáreas por Movera, Montañana, La Almozara y cerca de Peñaflor. Y hemos creado la marca 'Huerta de Zaragoza' para identificar los productos, a la que esperamos que se adhieran tiendas y restaurantes, colegios, guarderías y el propio Ayuntamiento". Pese al trabajo ingente que supone sacar adelante un proyecto europeo, Olga Conde cuenta las conclusiones con evidente satisfacción.
¿Y qué ocupa hoy nuestra tierra fértil?
Alfalfa para alimentación del ganado europeo. A mediados del siglo XX, Europa empezó a subvencionar las plantaciones de alfalfa, que dan poco trabajo y tienen de antemano vendido el producto. Y muchos agricultores españoles, ya mayores, decidieron emplear así sus tierras, las que ahora quiere rescatar el Ayuntamiento. Fue la misma Europa que hoy quiere recuperar lo ecológico ante la grave amenaza del cambio climático. Además, empezaron a proliferar por entonces los supermercados, que traen frutas y verduras de lugares lejanos.
Poco a poco, los microorganismos regresarán a la tierra de la que fueron expulsados para limpiarla y orearla; volverán las flores y los insectos que ayudan a polinizar y que combaten las plagas. Conde nos recuerda que los productos de la marca 'Huerta de Zaragoza' se venden todos los sábados en la Plaza del Pilar.
Compartir: